La dermatitis atópica golpea a los más pequeños