Prosiguen las investigaciones de un ciberataque que aún no ha terminado