Una explosión solar provocará una fuerte tormenta magnética en la Tierra