Facebook contrató una empresa para minar el prestigio de Google