El pasado y el futuro de los videojuegos, reunidos en el Gamelab de Barcelona