González-Sinde apuesta por un modelo en Internet que beneficie a todos