Hackers toman la bandera de WikiLeaks para iniciar I Guerra de la Información