La huella fósil del Universo, en rayos gamma