Identifican los restos más antiguos conocidos de un perro doméstico