Inician una campaña en Reino Unido para que los usuarios reclamen a Facebook sus datos