Internet, el paraíso de las falsificaciones