Internet y las redes sociales amenazan a la telefonía fija y los SMS