La sonda Kepler de la NASA descubre su primer planeta extrasolar rocoso