LG G Watch R: El ejemplo de que los smartwatches están madurando