La lluvia de Dracónidas de 2011 dejó una tonelada de material meteorítico