El MIT modifica genéticamente una bacteria para crear combustible