Marte albergó agua hasta hace menos tiempo del que se pensaba