Múnich y París, principales rivales de Barcelona por el Mobile World Congress