Nuevos datos sobre la bacteria del neumococo permitirán entender mejor la infección