Pagan 157.000 euros por el primer ordenador Apple construido en 1976