El Prat vuelve a su ritmo habitual tras la jornada negra de ayer