Las prótesis de manos sensibles al tacto están cada día más cerca