Reino Unido es acusado de doble estándar en libertad de Internet