Robbie Wiliams o Craig David, contrarios a que las descargas en Internet sean delito