Rusia, desafiante mientras EE.UU. eleva la presión sobre Snowden