Samsung y Apple frenan la guerra de patentes fuera de EEUU