El Sol es capaz de emitir una llamarada que devaste la Tierra