El Sol ha entrado en un extraño periodo de quietud, dice la NASA