Sony sacrificó la cámara en PS4 para ser más barata que Xbox One