El "Sputnik del mar" que llegó a España se convierte en pieza de museo