Tener un currículum en LinkedIn es 10 veces más efectivo que un e-mail