El conductor veía Harry Potter cuando su vehículo inteligente se estrelló