Dos jóvenes australianas, sensación en las redes por usar sus cuerpos como pesas