Los suelos de la Tierra podrían jugar un papel clave en el bloqueo de los gases de efecto invernadero