Titanoboa, la serpiente del Paleoceno, arroja luz sobre el cambio climático