Trabajadores chinos contratados por Microsoft caen dormidos de agotamiento sobre sus mesas