Un directivo de Twitter mete la pata y tuitea un mensaje privado