El abogado más importante de Twitter, Alexander Macgillivray, dimite por sorpresa