En Twitter muchos miran, pero pocos escriben