La UE toma una decisión: No hará falta un juez para cortar la conexión a Internet