Por segunda vez en pocos años, y antes de 2015, los ciudadanos españoles tendrán que volver a antenizar sus hogares y deberán pagar por ello.