La Universidad CEU San Pablo coordina un proyecto de investigación sobre tratamientos para la leishmania