El autor de la WWW reclama una "Carta Magna online" contra el espionaje