Los agujeros negros existían desde comienzos del Universo