Los europeos de la prehistoria eran alérgicos al queso