Un aluvión de demandas amenaza a Sony por el robo de datos de sus usuarios