La banda ancha creció un 8,4 por ciento en 2010, y la telefonía móvil, un 3,2 por ciento