El gas anestésico utilizado en los quirófanos es 1.600 veces más dañino que el C02