Una aspirina diaria con un vaso de leche podría reducir el riesgo de cáncer