Un asteroide de 400 metros podría colisionar con la Tierra en agosto de 2032